Encastar: mejorar una ganadería

blog-encasta850x260

Encastar: mejorar una ganadería

Uno de los trabajos que debe llevar a cabo todo ganadero consiste en definir un programa de mejora genética con el fin de seleccionar los mejores animales y, por consiguiente, los que se considerarán más adecuados para ser destinados a la reproducción. Por lo tanto, encastar una ganadería es mejorarla.

Para comenzar la elaboración de un plan de mejora genética es preciso definir unos objetivos y programar unas actuaciones para lograr los mismos. Nuestro plan constará de diferentes fases y exigirá la recogida de datos y el análisis de éstos.

Para que nuestro proceso de selección de ganado se considere una mejora es necesario que obtengamos unos beneficios tras la conclusión del programa. Esta mejora implicará un cambio que se reflejará en los futuros animales. En virtud de lo anterior, es preciso que se transmitan a la descendencia los caracteres que definamos en nuestro programa.

La consanguinidad es uno de los inconvenientes que se presentan durante este trabajo. Cuando un ganadero trabaja dentro de una línea genética concreta es frecuente que recurra a sementales y vacas nodrizas de la propia ganadería. Pero estos animales comparten ancestros dentro de sus genealogías y, en consecuencia de lo antecedente, se pueden presentar problemas por su consanguinidad. Para solventar esta incidencia es recomendable lo que se conoce como refrescar la ganadería, introduciendo animales de otras explotaciones que renueven la sangre de la misma.

Share with friends