Medioambiente

Comprometidos con lo que importa

En Campocerrado nos preocupa que nuestra explotación sea responsable medioambientalmente y ecológicamente sostenible. Estos principios rigen nuestras prácticas agropecuarias.

En la dehesa la ganadería vive en un entorno agroforestal y todo permanece en un equilibrio. Los animales se aprovechan de los recursos que les proporciona el medio. Por un lado alimento, en forma de pasto, ramón y bellota, y por otro lado cobijo bajo el arbolado de fresnos, encinas, robles y alcornoques.

La presencia de animales también resulta beneficiosa para la dehesa porque ayudan a que se produzca una fertilización natural de los suelos. También el pastoreo de vacas y cerdos contribuye a la prevención de incendios porque mantiene el monte limpio evitando el crecimiento de maleza. En caso de fuego, estas matas y arbustos facilitarían la propagación de las llamas.

Hemos iniciado un programa de reforestación del monte para que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando de la dehesa. Le invitamos a colaborar en el mismo mediante el apadrinamiento de una encina.

Este tipo de actuación resulta imprescindible para la preservación de este ecosistema. Fundamentalmente porque la dehesa se encuentra en serio peligro por la presencia de un insecto, el cerambyx. Este escarabajo se alimenta de madera y ataca a encinas, robles y alcornoques desde su interior. Campocerrado patrocina un documental que trata de informar y concienciar sobre este asunto.

Documental Cerambyx

Hemos iniciado un programa de reforestación del monte para que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando de la dehesa. Le invitamos a colaborar en el mismo mediante el apadrinamiento de una encina.