Salud

Nuestra carne de ternera limusina ofrece un nivel de terneza superior a la media y un contenido muy bajo en grasa y colesterol, haciéndola especialmente atractiva desde el punto de vista nutricional.

Así podemos comprobar que el contenido en ácidos grasos poliinsaturados de nuestra carne es elevado. En particular, el ácido linoleico se encuentra en mayor proporción. Es un ácido graso esencial que, además de resultar imprescindible, ayuda a regular el nivel de colesterol, por lo que es especialmente beneficioso.

En vista de los resultados, la carne de ternera Campocerrado tiene menos grasa y la que contiene presenta mayor proporción de la fracción poliinsaturada, muy apreciada por sus propiedades cardiosaludables.

El contenido en grasa de la carne de ternera depende de cuatro factores:

En la Estación Tecnológica de la Carne del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, organismo oficial dependiente de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, se ha realizado el análisis de ocho muestras diferentes de carne de nuestros terneros para determinar la composición nutricional de la misma. Los resultados de dicho análisis se adjuntan en esta página y se han resumido en la siguiente tabla (Tabla 1). Con el fin de comparar los resultados obtenidos tras analizar nuestra carne de ternera, hemos recogido en la misma tabla los valores propios que presenta habitualmente una carne de ternera con poca grasa.

Tabla 1: Composición nutricional de la carne de ternera Campocerrado y de la carne de ternera magra (valores por 100 g. de porción comestible).

tabla1

Comparando los valores de nuestra carne de ternera con los característicos de una carne de ternera magra, resulta reseñable que la carne de nuestros terneros tiene un mayor contenido proteico, mientras que su contenido en grasa y colesterol es menor, así como el aporte energético que también lo es. Por lo tanto, podemos afirmar que nuestra carne es rica en proteína y significativamente baja en grasa y colesterol.

Respecto a la composición de la propia grasa, la siguiente tabla (Tabla 2) refleja la proporción en que se presenta cada grupo de ácidos grasos en nuestra carne de ternera. Hemos incluido también en esta tabla los valores característicos que presenta la carne de vacuno para estos porcentajes.

Tabla 2: Composición de la grasa de la carne de ternera Campocerrado y de la carne de vacuno.

tabla2

Así podemos comprobar que el contenido en ácidos grasos poliinsaturados de nuestra carne es elevado. En particular, el ácido linoleico se encuentra en mayor proporción. Es un ácido graso esencial que, además de resultar imprescindible, ayuda a regular el nivel de colesterol, por lo que es especialmente beneficioso.

En vista de los resultados, la carne de ternera Campocerrado tiene menos grasa y la que contiene presenta mayor proporción de la fracción poliinsaturada, muy apreciada por sus propiedades cardiosaludables.

El contenido en grasa de la carne de ternera depende de cuatro factores:

Raza

En Campocerrado tenemos como objetivo que el contenido en grasa de nuestra carne sea lo más bajo posible. Nuestros terneros son de raza limusín, que se caracteriza por tener un menor contenido en grasa que otras razas como la morucha o la avileña.

Edad: Nuestros terneros se sacrifican antes de que cumplan un año, por lo que su tejido adiposo todavía no está muy desarrollado. La carne de los animales jóvenes tiene poca grasa y es rica en agua. A medida que va creciendo el animal aumenta la fracción lipídica de la carne y disminuye el contenido acuoso.

Sexo: La carne de las terneras tiende a engrasarse más que la de los terneros. Posiblemente por ello resulte más jugosa que la de los machos.

Alimentación: Nuestros terneros se alimentan a base de un pienso elaborado especialmente para ellos con cereales y leguminosas, y también del pasto que crece en la dehesa donde viven. Esta alimentación contribuye a que su carne no tenga un alto contenido en grasa.